top of page
Search
  • Olav Geijs

El Niño on the way; what will the impacts be? El Niño en camino; ¿cuáles serán los efectos?

NOAA has declared that the La Niña is now gone and that we are back to Neutral conditions. Sea surface temperatures have rapidly increased and are now starting to become above average (positive anomalies), mostly over the easternmost part of the Eastern Pacific. These anomalies will be gradually spreading towards the rest of the Eastern Pacific and towards the Central Pacific in the coming months. When those positive anomalies reach the +0.5 degrees and couple with the atmosphere, then the El Niño will be declared. Based on how fast this pattern is shaping up, this could already happen by June 2023, right during the start of the 2023 Atlantic hurricane season. Models have been becoming more aggressive with the development of the El Niño and do now agree that it will be a moderate El Niño. Now the question is, what will the impacts be across the Atlantic basin, the Caribbean and across the ABC islands?



The presence of the El Niño across the Pacific will lead to favorable conditions over those areas with those warmer than average sea surface temperatures leading to more tropical activity over that region. That activity will lead to higher wind shear over the Atlantic Ocean, mostly over the Caribbean, which inhibits the development of tropical cyclones, mostly across the Caribbean and the Main Development Region. So based on this inhibiting factor, the development of tropical cyclones will be difficulted. Furthermore, pressures should be higher across the Atlantic basin, which means that the air will be more stable, so activity will be suppressed. The fact that the air will be more stable, will lead to more drier air and likely the presence of more Saharan dust. Another unfavorable factor will be the stronger trade winds as a result of the higher pressure across the Atlantic basin due to the El Niño. This also is a suppressing factor for tropical cyclones as those move faster than normal and that disturbs its development. As the weather will be more stable and activity will likely be suppressed, we should expect less precipitation/ drier weather, rising the concerns for droughts across vast areas of the Caribbean, mostly the southern half of the Caribbean. As there will be more sunnier days and drier days, temperatures will likely be warmer than on average.


All by all, tropical activity could be suppressed during the coming hurricane season across parts of the Atlantic basin, mostly across the Caribbean and the Main Development Region, so we might have a below average hurricane season across the Atlantic basin this season. The Caribbean will likely see below average hurricane activity and less precipitation, mostly across the southern half of the Caribbean and emphasizing the ABC islands, where droughts are likely to be reported during this year and at least the first part of next year.


NOAA ha declarado que La Niña se ha ido y que estamos de vuelta en condiciones neutrales. Las temperaturas de la superficie del mar han aumentado rápidamente y ahora comienzan a estar por encima del promedio (anomalías positivas), principalmente en la parte más oriental del Pacífico oriental. Estas anomalías se irán extendiendo gradualmente hacia el resto del Pacífico Oriental y hacia el Pacífico Central en los próximos meses. Cuando esas anomalías positivas alcancen los +0,5 grados y se acoplen a la atmósfera, entonces se declarará El Niño. En función de la rapidez con la que se perfila este patrón, esto ya podría suceder en junio de 2023, justo durante el comienzo de la temporada de huracanes del Atlántico de 2023. Los modelos se han vuelto más agresivos con el desarrollo de El Niño y ahora están de acuerdo en que será un El Niño moderado. Ahora la pregunta es, ¿cuáles serán los efectos en la cuenca del Atlántico, el Caribe y en las islas ABC?


La presencia de El Niño en el Pacífico conducirá a condiciones favorables en aquellas áreas con temperaturas de la superficie del mar más cálidas del promedio, lo que conducirá a una mayor actividad tropical en esa región. Esa actividad conducirá a una mayor cizalladura del viento sobre el Océano Atlántico, principalmente sobre el Caribe, lo que inhibe el desarrollo de ciclones tropicales, principalmente en el Caribe y la región principal de desarrollo. Entonces, en base a este factor inhibidor, se dificultará el desarrollo de ciclones tropicales. Además, las presiones deberían ser más altas en la cuenca del Atlántico, lo que significa que el aire será más estable, por lo que se suprimirá la actividad. El hecho de que el aire sea más estable conducirá a un aire más seco y probablemente a la presencia de más polvo sahariano. Otro factor desfavorable serán los vientos alisios más fuertes como resultado de la mayor presión en la cuenca del Atlántico debido a El Niño. Este también es un factor de supresión para los ciclones tropicales, ya que se mueven más rápido de lo normal y eso perturba su desarrollo. Como el tiempo será más estable y es probable que se suprima la actividad, deberíamos esperar menos precipitaciones/un tiempo más seco, lo que aumenta la preocupación por las sequías en vastas áreas del Caribe, principalmente en la mitad sur del Caribe. Como habrá más días soleados y días más secos, es probable que las temperaturas sean más cálidas del promedio.


En general, la actividad tropical podría suprimirse durante la próxima temporada de huracanes en partes de la cuenca del Atlántico, principalmente en el Caribe y la región principal de desarrollo, por lo que es posible que tengamos una temporada de huracanes por debajo del promedio en la cuenca del Atlántico esta temporada. El Caribe probablemente verá una actividad de huracanes por debajo del promedio y menos precipitaciones, principalmente en la mitad sur del Caribe y enfatizando las islas ABC, donde es probable que se registren sequías durante este año y al menos la primera parte del próximo año.

82 views
bottom of page